Los Comunidad de los Estados de África Central mantienen la suspensión de Gabón tras el golpe militar

0
- Advertisement -
Getting your Trinity Audio player ready...

La Comunidad Económica de los Estados de Central (CEEAC) anunció el pasado viernes 18 de diciembre que mantenía la suspensión de Gabón, una sanción impuesta tras el derrocamiento del presidente Ali Bongo Ondimba por los militares en agosto pasado.

La CEEAC, que reconoció el “carácter pacífico e inclusivo” de la transición gabonesa, “decidió mantener la decisión de suspender la participación de Gabón en las actividades comunitarias hasta que se restablezca el orden constitucional”, afirmó en un comunicado al final de una cumbre en Djibloho, .

En la cumbre estuvieron representados Guinea Ecuatorial, , Burundi, , Congo, Santo Tomé y Príncipe, Chad, Camerún y Ruanda. Además de Gabón, que actualmente está suspendido, la CEEAC también incluye a la República Democrática del Congo.

El levantamiento de esta sanción habría representado un primer paso hacia la reintegración en la escena internacional, casi cuatro meses después de que el golpe de Estado provocara la condena de las capitales occidentales y la suspensión de Gabón de la Unión Africana.

Popular entre la gran mayoría de los gaboneses por haber puesto fin a 55 años de la “dinastía Bongo”, el líder de los golpistas del 30 de agosto, el general Brice Oligui Nguema, fue proclamado presidente de transición por el ejército.

Inmediatamente prometió devolver el poder a los civiles al final de un período de transición. Si se respeta el calendario, la transición durará dos años y las elecciones se celebrarán en agosto de 2025.

Desde que asumió el poder, el general Oligui se ha reunido con todos los líderes de los países miembros de la CEEAC, a excepción del presidente angoleño, João Lourenço.

Algunos líderes de África Central, la región con los jefes de Estado con más años de servicio en el mundo, no están necesariamente interesados ​​en la rápida rehabilitación de un país donde el jefe de la Guardia Presidencial, que se supone es su garantía de permanencia en el poder, ha derrocó a uno de sus compañeros.

Gobernanza irresponsable

La noche del 30 de agosto, recién declarado vencedor de las elecciones presidenciales, Ali Bongo Ondimba fue derrocado por casi todos los generales del ejército y de la policía, encabezados por el general Brice Oligui Nguema.

Todos los partidos políticos, incluido el del Sr. Bongo, y la gran mayoría de las organizaciones de la sociedad civil, inmediatamente apoyaron al del general Nguema, elogiándolo no como un “golpe de Estado” sino como un “golpe de liberación”, como dijeron los golpistas.

Bongo fue elegido hace 14 años, tras la muerte en 2009 de su padre Omar Bongo Ondimba, quien había gobernado este pequeño país centroafricano rico en petróleo durante 41 años.

Para derrocar a Ali Bongo, los militares golpistas habían invocado elecciones flagrantemente amañadas, una “gobernanza irresponsable” y un poder corrompido por el entorno familiar y los colaboradores más cercanos del jefe de Estado.

Según los golpistas, este último ya no estaba realmente a cargo del país y había sido “manipulado” desde un derrame cerebral en 2018, en particular por su esposa y uno de sus hijos.

Deja un comentario