El II Foro de Aswan busca superar el impacto de la Covid-19 en África

Egipto celebra de manera virtual la segunda edición del Foro de Aswan, para y el desarrollo sostenibles. Los líderes africanos que participan en la cita desde el día 1 hasta el 5 de marzo, discuten sobre las soluciones necesarias para superar la crisis de la COVID-19 y su impacto en África.

Durante el evento, los líderes africanos identificaron la inseguridad y la carga de la deuda como los desafíos más apremiantes para el desarrollo del continente después de COVID.

El Foro de Aswan reúne a líderes de gobiernos, organizaciones regionales e internacionales, instituciones financieras, el y la sociedad civil, académicos y expertos, así como profesionales para un debate orientado a la acción y con visión de futuro sobre las nuevas amenazas, desafíos y oportunidades. adelante.

La sesión de apertura virtual, presidida por el presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi, trató el tema «Dar forma a la nueva normalidad de África: recuperarse más fuerte, reconstruir mejor«.

África está lidiando con los desafíos económicos y de causados ​​por la pandemia de COVID-19, pero el año pasado también trajo desarrollos positivos como la entrada en vigor del Área de Libre Comercio Continental Africana (AfCFTA), dijo el presidente egipcio.

«El año pasado, los desafíos impuestos por la crisis nos llevaron a redoblar nuestros esfuerzos para lograr los objetivos de la Agenda 2063 de la Unión Africana. La realización del AfCFTA es el mejor ejemplo de esto», dijo a los líderes africanos. “Hoy debemos acordar las mejores soluciones y elegir los mejores instrumentos para consolidar nuestros esfuerzos conjuntos para reconstruir mejor y superar la crisis”.

El presidente de la Republica de Ecuatorial, Obiang Nguema Mbansago , durante su discurso insistió en la necesidad de actual unidos y en solidaridad para mitigar los efectos negativos del Coid-19 sobre las economías africanas.

«Como muy oportunamente recoge el lema de este año “Modelando la Nueva Normalidad Africana: Recuperación Fuerte y Reconstruyendo Mejor”, la erupción dolorosa de la COVID-19 en nuestras vidas y sus duras consecuencias requieren de nosotros modelarse a una nueva normalidad, toda vez que, esta trágica pandemia ha ocasionado importantes daños humanos e incalculables pérdidas a nuestras economías y hábitos de vida, exacerbando por lo tanto los ya crónicos problemas que afectan a nuestro continente tales como los conflictos armados, al extrema pobreza, los desplazamientos forzosos, la crisis económica por la caída del  precio de petróleo, etc.

Para recuperarnos y salir más fuertes de los devastadores efectos de esta pandemia, como ya lo dije en la recientemente concluida 34ª Cumbre de la Unión Africana, debemos actuar unidos y en solidaridad para mitigar los perjuicios ocasionados. Y para mejor reconstruir nuestras sociedades debemos tener como beneficiarios principales a nuestros jóvenes y mujeres para optimizar sus enormes e innegables potencialidades, ya que, en cuya fuerza e ingenio descansa el futuro de nuestro continente», señalo el jefe de estado ecuatoguineano.

Todos los oradores enfatizaron la necesidad de medidas urgentes para abordar el impacto económico y sanitario del COVID-19, que ha desencadenado una recesión económica. Hubo nuevos pedidos de alivio de la deuda a raíz de la iniciativa de los países del G20 el año pasado, así como para fortalecer la capacidad de producción nacional de medicamentos de menor costo.

El presidente de Burkina Faso, Roch Marc Christian Kaboré, señaló que África había superado la marca simbólica de 100.000 muertes por COVID-19, con la aparición de una nueva cepa. Los desafíos de seguridad en la región del Sahel no deben pasarse por alto frente a la crisis de salud mundial, dijo, y los países del Sahel deben «dedicar del 20 al 30 por ciento de sus presupuestos nacionales a la seguridad».

El presidente del Banco Africano de Desarrollo, Akinwumi A. Adesina, dijo que la seguridad era el desafío número uno del continente.

“Las armas están de vuelta, muy ruidosas y muy perturbadoras”, dijo Adesina a los líderes africanos. Dijo que la creciente inseguridad en la región del Sahel, el lago Chad y el norte de Mozambique amenazaba las inversiones actuales y previstas en África.

«Ya no debemos disociar la seguridad y el desarrollo», dijo. «Es por eso que he propuesto que África desarrolle y lance bonos de inversión indexados en valores que ayudarán a obtener financiamiento de los mercados de capital para proteger y asegurar las inversiones en África de esta creciente inseguridad».

La pandemia de COVID-19 ha subrayado la importancia de las instituciones panafricanas, dijo el presidente de Zimbabwe, Emmerson Mnangagwa, quien pidió el fortalecimiento de los Centros para el Control de Enfermedades y la ratificación del acuerdo sobre la Agencia Africana de Medicamentos.

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, también destacó la importancia de la solidaridad continental y el papel crucial del AfCFTA en el fortalecimiento de los países del continente.

Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, hizo un llamado a la mejor disponibilidad de las vacunas, que «deben ser un bien público global accesible en todas partes y para todos». El presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat, dijo que la crisis había revelado las vulnerabilidades de África y la «necesidad de una gestión mundial más eficaz de las emergencias sanitarias».

Varios otros jefes de Estado participaron virtualmente en el evento: (Madagascar) Ali Bongo Ondimba (Gabón), Salva Kiir (Sudán del Sur), Umaro Sissoco Embaló (Guinea-Bissau), Évariste Ndayishimiye (Burundi) y Kaïs Saïed (Túnez) ). El presidente de Senegal, Macky Sall, invitó a sus homólogos al próximo Foro Internacional de Dakar sobre Paz y Seguridad en África, previsto para el segundo semestre de 2021.

Publicar un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí