La falta de producción local y las restricciones a la movilidad provocan un alza de precios insostenible.

Guinea Ecuatorial como otros países del mundo y de la subregión de la Comunidad Económica y Monetaria de Central (CEMAC), está sufriendo colapsos en todos los sectores de la economía debido al impacto del Covid-19.

Además de implementar las medidas para el control de la pandemia en el país, en los últimos meses, según informes de Sanidad se ha registrado un aumento de los contagios en las principales ciudades del país, Bata y Malabo, lo que ha provocado nuevas medidas de restricción impuestas a través de los decretos del .

De entre las medidas destacada el cierre de los bares y discotecas, restricción de los vuelos, cierre de la circulación interdistrital, prohibición de la celebración de los mercadillos, restricción en la movilidad, toque de queda partir de las 19:00 horas y el cierre los centros educativos en Malabo y Bata.

Para la contención de la covid-19 en el país, se espera que dichas medidas traigan buenos resultados, pero en temas de economía y la vida social, estas medidas están pasando factura a la población y han provocado una subida generalizada en los precios de los productos básicos.

Teniendo en cuenta que Guinea Ecuatorial importa más del 80% de los productos que se venden en los diferentes mercados del país, las medidas impuestas provocan una reducción sustancial en la importación de dichos productos, lo que ha provocado un alza de precios insostenible en el país.

Aunque los barcos comerciales siguen entrando en los puertos de Malabo y Bata, al parecer no lo hacen en volumen y cantidad suficiente para abastecer toda la demanda nacional.

En las últimas semanas se ha notado un aumento en los precios de los productos de primera necesidad en los mercados de la capital, debido a la escasez de los mismos. Esta subida de precios se explica por varias razones según explicaba una comerciante a este equipo de GuineaMarket, «nosotras compramos las mercancías en Camerún y ahora para viajar hasta allá nos es fácil, los billetes de avión son caros, y para recuperar lo invertido y conseguir algo de beneficio tenemos que subir los precios”.

La mayor parte de los productos comercializados en los mercados de Guinea Ecuatorial, proceden de Camerún, principalmente hortalizas, como el tomate, la cebolla, entre otras. Habitualmente el precio de venta por unidad suele costar entre 100 y 500 Francos CFA, dependiendo la cantidad. En estos últimos días se ha notado una subida de más del 100% en los precios de los mismos, ya que su precio asciende ahora a 1000 Francos CFA por unidad o por dos unidades.

Se ha registrado de igual forma en Malabo, la capital del país, una disminución del stock de algunos productos congelados en los almacenes y lugares habituales de compra como Comercial Santy, Martínez Hermanos y EGTC, lo que ha provocando un aumento de los precios por parte de esos distribuidores mayoristas.

La causa principal de la subida de los precios en varias ciudades de Guinea Ecuatorial recae fundamentalmente en las restricciones a la movilidad, el coste de los precios de los billetes de avión, la dificultades en la entrada al país con los productos importados y demás restricciones.

La oleada de despidos en las empresas por la falta de actividad productiva de muchos de los , empresas, y el cierre de los lugares donde parte de la población obtiene sus fuentes de ingresos como los bares, la discotecas y los mercadillos ha llevado a una situación económica grave en todo el país.

Es preciso señalar que existen agrupaciones y empresas locales que trabajan en la producción agrícola, pero debido al volumen limitado de su producción, sus precios resultan más elevados en comparación con los productos importados, y tampoco pueden satisfacer toda la demanda nacional, de ahí el elevado impacto que tienen las restricciones en la movilidad e importación de los productos sobre la economía y los precios de productos de primera necesidad.

Publicar un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí