EE.UU. suspende la venta de cazas F-35 a Turquía por la compra del sistema S-400 de Rusia

El Lockheed Martin F-35 Lightning II es un avión de combate polivalente de quinta generación, monoplaza y con capacidad furtiva, desarrollado bajo el programa Joint Strike Fighter

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha declarado que Ankara no podrá adquirir los aviones de combate F-35, de producción estadounidense, después de que Turquía optase por la compra del sistema de defensa antimisiles ruso S-400.

«Turquía también ha encargado más de 100 aviones F-35, sustancialmente más de 100, y ellos tenían planes de pedir más, pero como tienen un sistema de misiles fabricado en Rusia, ahora tienen prohibido comprar más de 100 aviones», ha declarado Trump.

Esta declaración de Trump se produce un día después de que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, declarara que la entrega de los S-400 a su país se completará en abril del 2020. Además, Erdogan adelantó que el nuevo objetivo de Ankara será la producción conjunta con Rusia de este material militar.

Sistemas antimisiles S-400 Triumf de fabricación Rusa

«Ellos dijeron que Turquía no comprará los S-400», recordó el jefe de Estado en referencia a sus socios occidentales. «Por el contrario, el octavo avión [con los elementos de S-400] ya ha llegado aquí, y la descarga está en marcha», señaló.

Este domingo, el mandatario turco estimó que el acuerdo con Rusia sobre los S-400 es «el más importante» de la historia de su nación. También destacó que con la adquisición de los sistemas antimisiles rusos, Ankara «no se prepara para una guerra», sino que pretende «garantizar la paz y la seguridad nacional».

«Nuestras fuerzas armadas tendrán control total. El [acuerdo sobre los] S-400 es actualmente el mejor acuerdo en nuestra historia. Este es un proceso de asociación y avance a la producción conjunta», declaró el líder turco.

Las entregas de los S-400 a Turquía en el marco del contrato firmado entre Moscú y Ankara comenzaron el 12 de julio, y un total de nueve aviones rusos ya trasportaron las primeras partes de los sistemas a la base aérea turca.

En el marco del acuerdo, cien especialistas turcos fueron enviados a Rusia para recibir capacitación en los sistemas antimisiles, y en el futuro su número puede multiplicarse por diez, indicó Erdogan. Asimismo, destacó que «la adquisición de los S-400 influirá fuertemente en la OTAN», y que la alianza «debería estar feliz por ello».

De acuerdo con el presidente turco, «Turquía es el mayor apoyo de la OTAN» en su región, y además, es uno de los países que «paga sus contribuciones con puntualidad». «Y si un país tan cumplidor como Turquía se fortalece más en su área de seguridad después de haber recibido los S-400, ¿quién será más fuerte también? Esto fortalecerá también a la propia alianza», aseguró Erdogan.

No obstante, desde Washington afirman que los S-400 rusos son incompatibles con los estándares de la OTAN

Publicar un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí