La FAO lanza el informe 2020 sobre “El Estado de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en el Mundo” (SOFI)

  • La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) lanzó el 14 de julio 2020 la publicación de “El Estado de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en el Mundo” (SOFI).
  • Según el informe 2020, el número de personas afectadas por el hambre a nivel mundial ha ido aumentando lentamente desde 2014.
  • El Gobierno de Guinea Ecuatorial, con la asistencia técnica de la FAO, está en su fase inicial de implementación de un Sistema Nacional de Estadísticas del sector agropecuario

El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo es una publicación anual realizada por la FAO, el FIDA, la OMS, el PMA y UNICEF. Hace un seguimiento de los progresos relacionados con la erradicación del hambre y la mejora de la seguridad alimentaria y la nutrición. También ofrece un análisis de los desafíos a los que nos enfrentamos para lograr la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El informe está dirigido a responsables de las políticas, organizaciones internacionales, instituciones académicas y el público general.

Se estima que casi 690 millones de personas pasaban hambre en 2019 (un aumento de 10 millones de personas desde 2018 y de casi 60 millones en cinco años). Los altos costos y la escasa asequibilidad impiden también a miles de millones de personas lograr una alimentación saludable o nutritiva. Asia sigue albergando al número más elevado de personas subalimentadas (381 millones).

África ocupa el segundo lugar (250 millones), seguida de América Latina y el Caribe (48 millones). Con el 19,1% de la población subalimentada, África es la región más afectada y lo es cada vez más. Este porcentaje duplica con creces la tasa de Asia (8,3 %) y de América Latina y el Caribe (7,4 %). Sobre la base de las tendencias actuales, para 2030 África concentrará más de la mitad de las personas aquejadas de hambre crónica en el mundo.

EL informe 2020 presenta previsiones sobre cómo podría ser el mundo en 030 si continúan las tendencias del último decenio. Las previsiones muestran que a pesar de los progresos realizados, para 2030 el mundo no está en vías de acabar con el hambre, y por consiguiente, tampoco se pronostica lograr las metas mundiales sobre nutrición. Es probable que la seguridad alimentaria y el estado nutricional de los grupos de población más vulnerables se deterioren aún más debido a las repercusiones socioeconómicas y sanitarias de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19).

La cantidad de personas que sufren hambre es mayor en Asia, pero está creciendo con más rapidez en África. Según las previsiones del informe, la pandemia del coronavirus (COVID-19) podría provocar, a finales de 2020, un aumento de 130 millones en el número de personas afectadas por el hambre crónica en todo el mundo. El informe muestra que la carga de la malnutrición en todas sus formas sigue constituyendo un desafío para el mundo.

También refleja algunos progresos, aunque a un ritmo demasiado lento, en relación con el retraso del crecimiento infantil, la insuficiencia ponderal y la lactancia materna exclusiva. En el sobrepeso infantil, no se han logrado mejoras y la obesidad en adultos está creciendo en todas las regiones.

Contexto de Guinea Ecuatorial

El Gobierno de Guinea Ecuatorial, con la asistencia técnica de la FAO, está en su fase inicial de implementación de un Sistema Nacional de Estadísticas del sector agropecuario. Con este proyecto se pretende obtener, por primera vez, los indicadores de subalimentación y de inseguridad alimentaria del Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 (ODS2), que permitirán al país su inclusión en el reporte global para el 2021.

Dietas poco saludables, inseguridad alimentaria y malnutrición

La alimentación de las personas, en especial la de los niños debe también ser nutritiva. Uno de los principales obstáculos es el elevado costo de los alimentos nutritivos y la escasa asequibilidad de las dietas saludables para un gran número de familias. El informe prueba que una dieta saludable cuesta mucho más de 1,90 USD por día, el umbral internacional de la pobreza.

Las estimaciones más recientes indican que 3 000 millones de personas o más, una cifra alarmante, no pueden permitirse una dieta saludable. En el informe se recomienda llevar a cabo una transformación de los sistemas alimentarios con miras a reducir el costo de los alimentos nutritivos y aumentar la asequibilidad de las dietas saludables.

Se exhorta a los gobiernos a incorporar la nutrición en sus enfoques de la agricultura; esforzarse por reducir los factores que aumentan los costos en la producción, el almacenamiento, el transporte, la distribución y la comercialización de alimentos. Prestar apoyo a los pequeños productores locales para que cultiven y vendan alimentos más nutritivos y garantizar su acceso a los mercados; dar prioridad a la nutrición de los niños como la categoría con mayores necesidades; fomentar un cambio de comportamiento a través de la educación y la comunicación; e integrar la nutrición en los sistemas de protección social y las estrategias de inversión a escala nacional.

Contacto

Oficial Superior de Comunicaciones Oficina Regional de la FAO para África.
Ki Jung Min.
Consultante de Comunicaciones Oficina de la FAO para África.
Tel: +233 55 358 5190
Email: ki.min@fao.org

Contacto

Levy Bouassa.
Consultante de comunicaciones Oficina de la FAO para África Central.
Email: levy.bouassa@fao.org

Maribel Ibule Djole
Consultante en Comunicaciones Oficina Nacional de la FAO en Guinea Ecuatorial
Tel: +240222035054
Email: maribel.ibuledjole@fao.org

 

 

Publicar un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí