El Foro de Energía Empresarial de África Central impulsará la construcción de infraestructuras para acabar con la pobreza energética

0

El Central Africa Business Energy Forum (CABEF) organizará del 8 al 9 de septiembre de 2022 en Douala (Camerún) la edición 2022 del foro energético, el segundo de este tipo, bajo el lema: «Construyendo infraestructuras de para acabar con la pobreza energética en Central para 2030”, esto tras el éxito de la primera edición del Foro Empresarial de Energía de la (CBEF) celebrada en Brazzaville (Congo) en noviembre de 2021

CABEF es una plataforma para la subregión de África Central que ahora incluye a todos los países de la Comunidad Económica de los Estados de África Central (ECCAS) y países vecinos con el objetivo de desarrollar la industria energética regional y establecer relaciones público-privadas. 

Esta gran plataforma ofrece oportunidades incomparables para crear relaciones comerciales sólidas y sostenibles, acuerdos, colaboraciones, asociaciones, compartir ideas y aprender unos de otros, precisamente, las mejores prácticas. Teniendo en cuenta el contexto energético mundial debido a la guerra en Ucrania y los desafíos que allí prevalecen, es imperativo e incluso esencial que los actores unan sus fuerzas para aprovechar esta oportunidad y encontrar soluciones técnicas y prácticas al problema del suministro de energía. 

Asi que, dado el contexto internacional mencionado y con miras a la realización de esta segunda edición del CABEF 2022, el CABEF partió de la satisfactoria observación de que África podría en un futuro próximo, según la Agencia Internacional de Energía (AIE), convertirse en el continente más dinámico en el campo de energía. De hecho, la energía está en el corazón de dos aspectos fundamentales del futuro de África: el desarrollo económico y social por un lado, y el cambio climático por el otro.

África es rica en fuentes de energía, proporcionando alrededor del 19% de la producción mundial de combustibles fósiles. La energía está en el corazón de dos aspectos fundamentales del futuro de África: el desarrollo económico y social por un lado, y el cambio climático por el otro.

Para asegurar la supervivencia de toda la región, la visión de los organizadores del Foro de Negocios y Energía de África Central (CABEF en francés) es hacer todo lo posible para garantizar la sostenibilidad de la producción de combustibles fósiles, que África Central tiene en abundancia, formando un bloque compacto contra ciertos socios occidentales que quieren obligar a los países afectados a abandonar el desarrollo de yacimientos ya identificados y en explotación para implementar sus políticas de , que son irrelevantes e innecesarias para la región en el estado actual de las cosas y especialmente en cuanto a los medios financieros y tecnológicos a su disposición. Para explicar esta grave y urgente situación de África Central, conviene remitirse al discurso pronunciado por el Ministro de Petróleo de Guinea Ecuatorial, Gabriel Mbaga Obiang Lima, en Brazzaville (Congo) en noviembre de 2021, durante la primera edición del Foro Empresarial Energético de la CEMAC, afirmó: «Los recursos naturales que la providencia de Dios nos ha dado están en peligro (petróleo, gas, minerales), se están en peligro por una nueva iniciativa internacional que nos obliga a convertir totalmente nuestra energía a una nueva transición energética, principalmente para luchar contra el cambio climático, sin embargo, hemos sido los menos culpables de que ocurra, pero nos piden que paguemos lo más alto precio al renunciar una vez más a nuestros recursos naturales que son un regalo de Dios. Al mismo tiempo, estas instituciones e iniciativas financieras internacionales nos niegan la financiación para un mayor desarrollo de nuestros recursos naturales, pero permitiendo que estos países industrializados procedan a la explotación e inversión de sus recursos en sus propios países. Por eso, Excelencias, 2022 es un año de actuar o morir para la CEMAC. ¿Cuál es la solución? La solución es lo que estamos haciendo aquí, estamos trabajando juntos, estamos colaborando; estamos compartiendo nuestra experiencia para aprender de una industria que puede impulsar nuestra economía, nuestra gente y nuestros respectivos países.» .

De hecho, África tiene el potencial para construir un nuevo modelo de desarrollo verde adaptado a sus necesidades y realidades; sin embargo, para hacerlo posible, se requiere un considerable trabajo de . Las en infraestructura energética tienen un impacto radical en todos los aspectos de la sociedad: pueden contribuir a mejorar significativamente el desempeño de las actividades industriales y agrícolas, así como generalizar el acceso a la educación, las nuevas tecnologías y una mejor atención en salud. 

La falta de infraestructura energética siempre se señala como una de las principales causas de la mala inversión en los sectores industriales, pero la implementación de proyectos de infraestructura energética también ha aumentado el flagelo de la corrupción. 

El interés mostrado por los países BRIC, China e India en particular, por invertir en el de África demuestra claramente las oportunidades económicas que ofrece el desarrollo de este sector: entre 2010 y 2015, la inversión de China en el sector energético del fue aproximadamente trece mil millones de dólares, o una quinta parte de la inversión total en este sector en la región. Sin embargo, la inversión en el sector energético de África no es una tendencia nueva: al contrario, mutatis mutandis,

 

En este contexto, la visión del BCIE es luchar por la supervivencia energética y económica de África Central estableciendo un bloque contra el mundo occidental, que quiere presionar a los países para que abandonen los combustibles fósiles para implementar sus políticas de transición energética. Para ello, el principal objetivo del BCIE es invertir masivamente a nivel industrial en infraestructuras de producción de energía pesada para perseguir por un lado el desarrollo de la explotación de energías fósiles y asegurar por otro lado la transformación de hidrocarburos crudos en productos terminados para beneficios comunes.

Por lo tanto, para que los grandes proyectos de energía se implementen con éxito, es necesario, si no indispensable, un fuerte apoyo político y financiero de los gobiernos. De hecho, varios proyectos figuran en la agenda de cooperación energética, pero la mayoría de ellos no han hecho progresos significativos. 

Para el CABEF, es necesario fomentar la cooperación Sur-Sur apoyándose en las ventajas comparativas en el marco del Área de Libre Comercio Continental Africana (), a fin de beneficiarse de la inversión extranjera directa (IED) Sur-Sur. Lo cierto es que por razones de seguridad energética o preferencia nacional, los gobiernos generalmente abandonan los proyectos regionales. Si varios proyectos tardan en surgir es porque no cuentan con el apoyo político y financiero de los distintos estados de la subregión. 

Deberían seguir el ejemplo de en esta área. De hecho, el proyecto WAGP (West African Gas Pipeline, ahora WAPCo West African Gas Pipeline Company) es un ejemplo de interdependencia consensuada como objetivo político. En este caso, Los gobiernos respaldaron su compromiso político con apoyo financiero, ya que eran, en ese momento, los únicos organismos susceptibles de asumir la responsabilidad de una inversión de la magnitud de la WAGP por el riesgo político y económico que representaba. A nivel centroafricano y en cuanto a iniciativas subregionales, el BCIE, entre otros proyectos de gran envergadura, propone la construcción de un oleoducto como proyecto integrador regional que vincule a todos los países de África Central para luchar contra la pobreza energética, para lograr un Acuerdo sobre África Verde y finalmente en el sector industrial de producción de energía, una sinergia de minas e hidrocarburos para el desarrollo industrial de África Central.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí