La demonización de las compañías de petróleo y gas no es una vía constructiva hacia la transición energética África

Las naciones africanas deben y aprovecharán sus recursos de hidrocarburos para el desarrollo económico. La sostenibilidad ambiental es parte de este desarrollo, no un impedimento

En un artículo escrito para el periódico Guardian esta semana, el ganador del Premio Nobel de la Paz, el arzobispo Desmond Tutu de Sudáfrica, abogó por un boicot al estilo del Apartheid contra las compañías de carbón, petróleo y gas como una solución para luchar contra el cambio climático y contribuir a garantizar los objetivos globales de sostenibilidad ambiental. «Debemos detener el cambio climático. Y podemos, si usamos las tácticas que funcionaron en Sudáfrica contra los peores emisores de carbono «, se lee en el subtítulo del artículo.

El sentimiento del Sr. Tutu es loable y alude a muchos en todo el mundo que se han preocupado legítimamente por los efectos del cambio climático en nuestro medio ambiente.

Sin embargo, también es un sentimiento equivocado. Las compañías de petróleo y gas no son regímenes autocráticos centrados en oprimir a la gente y apropiarse sus recursos. Son empresas que evidentemente se centran en los beneficios, pero también se centran en la sostenibilidad del negocio en sí. En términos prácticos, significa que estas compañías se adaptan a las necesidades de las economías en las que están integradas. El boicot a las compañías de petróleo y gas no tendrá un impacto en las emisiones de carbono, pero a la larga podría aumentar el precio del combustible. Ese no es el objetivo.

Mientras haya demanda de hidrocarburos, habrá producción. El cambio en la dinámica de la oferta y la demanda en los últimos años ya se puede ver en la forma en que las compañías de petróleo y gas se han reestructurado. Cada vez más, estas compañías están diversificando sus carteras para incluir activos de energías renovables y muchas de ellas están a la vanguardia de la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías para ayudar a explotar las fuentes de energía renovables. Cubro esto extensamente en mi último libro, Billions at Play. Las empresas de petróleo y gas se están convirtiendo en «Compañías de Energía», incluso están cambiando de marca, siendo Equinor (ex Statoil) el ejemplo más evidente, para abrir ese cambio en el paradigma corporativo. Y con toda honestidad, quién más estaría mejor preparado, mejor financiado y mejor ubicado para impulsar la transición energética que todos buscamos. La demonización de las compañías energéticas no es una forma constructiva de avanzar, e ignorar el papel estructural que tienen los combustibles basados en el carbono en la sociedad actual distorsiona el debate público. Reunir a las compañías de energía, los gobiernos y los grupos de la sociedad civil para encontrar soluciones funcionales conseguiría mucho más.

Este es especialmente el caso en África. Si bien el esfuerzo coordinado entre todas las naciones del mundo es fundamental para frenar los efectos del cambio climático, es primordial tener una comprensión clara de qué esfuerzos son decisivos y qué regiones del mundo están en una mejor posición y tienen mayor responsabilidad para abordar estos problemas.
Sin duda, Europa, América del Norte y China, son responsables de gran parte de las emisiones de CO2 que están detrás de los cambios en nuestro clima, tienen que asumir su responsabilidad y avanzar hacia prácticas más sostenibles.

No podemos esperar que las naciones africanas, que juntas han contaminado 7 veces menos que China, 13 veces menos que Estados Unidos y 18 veces menos que Europa desde el comienzo de la revolución industrial, según Carbon Brief, renuncien a sus mejores oportunidades de desarrollo económico por alinearse con la visión occidental de cómo abordar las emisiones de CO2.

Gabriel Obiang Lima, Ministro de Minas e Hidrocarburos de Guinea Ecuatorial, lo resumió de manera decisiva a la prensa esta semana durante la Africa Oil Week en Ciudad del Cabo. «Bajo ninguna circunstancia vamos a disculparnos», dijo, «cualquiera de fuera del continente que diga que no debemos desarrollar esos sectores [de petróleo y gas], esta siendo criminal. Es muy injusto».
Las contundentes palabras del Ministro Lima son una respuesta a una serie de puntos de vista mal entendidos sobre el continente africano y sobre la industria del petróleo y el gas que se esfuerza por desarrollar. Mientras que algunas naciones del continente han estado produciendo hidrocarburos durante décadas, estos recursos han sido principalmente exportados y han servido para impulsar el desarrollo industrial de Europa, los Estados Unidos y Asia. Las razones para esto son variadas y tienen tanto que ver con el legado colonial europeo como con la falta de recursos financieros y experiencia existentes para desarrollar las economías locales durante el siglo pasado.

Esto, sin embargo, está cambiando. Como he argumentado y defendido durante años, las naciones africanas finalmente están comenzando a utilizar estos recursos para desarrollar sus propias economías nacionales. Debemos recordar que casi la mitad de todos los africanos aún no tienen acceso a la electricidad y que casi todas las empresas del continente luchan con la falta de fiabilidad en el suministro eléctrico, lo que eleva los costes operativos, reduce la productividad y perjudica su capacidad para competir en los mercados internacionales. Actualmente los líderes africanos son dolorosamente conscientes del daño que causa una red de eléctrica poco fiable a la economía nacional y están tratando de solucionarlo.

Hoy en día, el gas natural es, con mucho, la forma económicamente más eficiente de producir energía en cantidades suficientes para impulsar el desarrollo económico. Las plantas petroquímicas representan una gran oportunidad económica para producir productos derivados de petróleo y gas con valor alto valor añadido dentro de la cadena de suministro, una oportunidad para crear empleos, crear infraestructura y generar riqueza. Las refinerías también tienen un impacto muy positivo a la hora de frenar la necesidad de importar combustible. Todas estas son piezas esenciales del puzzle que fomentará el crecimiento económico de África y promoverá la mejora de la calidad de vida de sus pueblos. Lo he estado diciendo durante mucho tiempo y he ayudado con ese desarrollo a través de la Cámara Africana de la Energía, promoviendo la cooperación entre las naciones africanas para fomentar el comercio intraafricano de recursos energéticos y crear sinergias, que es el camino a seguir.

El Banco Africano de Desarrollo ha estimado que se necesitarían entre USD $ 130 y USD $ 170 mil millones al año hasta 2025 para cerrar la brecha de infraestructura en todo el continente. ¿Cómo van a financiar las naciones africanas estos proyectos fundamentales si dejan de explorar sus recursos naturales? ¿Cómo puede el mundo occidental, o cualquier otro, sugerir o exigir que las naciones africanas abandonen estos recursos bajo tierra cuando fueron estos mismos recursos los que impulsaron el desarrollo económico de otras latitudes?

Tras décadas de ocupación colonial y subsecuentes combates políticos y militares, muchas regiones africanas han alcanzado el nivel de estabilidad que les permitire construir economías que funcionen. El combustible para esto son los recursos naturales de estos países, ya sea petróleo, gas, carbón o diamantes. Boicotear a las empresas que pueden ayudar a estos países a desarrollar estos recursos es un suicidio económico.

Esto no significa que la sostenibilidad ambiental y el cambio climático no deban estar en la parte superior de las preocupaciones a debatir por el sector energético africano, sino que se deben desarrollar las políticas de evaluación de impacto ambiental y fomentar las buenas prácticas en la industria, no ponerle fin.
Sí, las fuentes de energía renovables pueden contribuir a expandir la electrificación en África, y la energía solar y eólica se ha vuelto competitiva en comparación con la generación basada en carbono, pero eso siempre dependerá de los recursos disponibles en cada región y siempre tendrá que estar respaldado por otras formas de generación y capacidad instalada que puedan superar el problema de la intermitencia que tiene la generación de energía renovable.

Ya está sucediendo. Kenia, por ejemplo, es una de las principales naciones del mundo en términos de la porcentaje de energías renovables en su mix energético, con el objetivo de alcanzar el 100% en los próximos años, pero también posee algunas de las mayores reservas de energía geotérmica del mundo, y continuará desarrollando sus reservas de petróleo porque necesita el dinero para financiar el desarrollo económico.

Ha llegado el momento de África para crecer y desarrollarse , y será financiado por sus recursos naturales. Las lecciones morales equivocadas de Occidente harán poco para cambiar eso porque los recursos financieros provenientes de estas actividades son cruciales e irremplazables. De una manera algo irónica, incluso si África quisiera dejar de usar combustibles fósiles y cambiara cada central eléctrica tradicional a otras impulsadas por fuentes renovables, aún se vería obligada a explotar sus campos de petróleo y gas para financiar esa transición.
No tiene sentido fomentar enfoques radicales para la transición energética, particularmente para África. Un enfoque equilibrado, manejable y bien dirigido de una transición progresiva que combine hidrocarburos y desarrollo de la energía renovable junto con políticas de protección ambiental en el sector es la mejo opción, no solo porque es realista, sino que permitirá combinar el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental.

El New York Times citó al Sr. Gwede Mantashe, Ministro de Energía de Sudáfrica, en un artículo que cubre la Africa Oil Week. «La energía es el catalizador del crecimiento», dijo, «incluso hay quienes quieren que apaguemos todas las centrales eléctricas generadas por carbón», «hasta que les diga: ‘saben que podemos hacerlo, pero respirarán aire fresco en la oscuridad».

NJ Ayuk es el CEO de Centurion Law Group y el Presidente Ejecutivo de la Cámara Africana de la Energía. Su experiencia en la negociación de acuerdos de petróleo y gas le ha proporcionado una visión experta del panorama energético de África. Es autor de «Billones en juego: el futuro de la energía africana y de cómo hacer negocios».

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.