El Banco Africano de Desarrollo: Las campanas doblan por la Humanidad

Por Cesar A. MBA ABOGO, Ministro de Hacienda, Economía y Planificación, .

El COVID-19 está poniendo a prueba severamente la resistencia social, económica y política de África. Si bien es cierto que nuestros países están tomando medidas audaces para frenar y contener la propagación del virus, también es innegable que la recesión se avecina en nuestro continente.

La subregión de África Central es una de las áreas más expuestas a una recesión económica. Nos enfrentamos a un doble peligro. Por un lado, estamos luchando contra con una escasez de recursos financieros y sistemas de salud frágiles. Por otro lado, estamos tratando de mitigar los efectos económicos adversos de esta y salvaguardar nuestras economías, especialmente aquellas extremadamente dependientes de los ingresos de los recursos naturales.

No es un secreto que los países más afectados en África Central son y Guinea Ecuatorial. En términos del impacto en la economía, COVID19 nos ha golpeado como ningún otro país.

COVID19 es un desafío sin precedentes. Pero los momentos de crisis también presentan oportunidades. Sinceramente, creo que COVID-19 podría inadvertidamente generar un futuro mejor para África.

Para que eso suceda, necesitamos que la principal institución de desarrollo de África, el , sea más fuerte que nunca, ya que es el deber principal de la institución ayudar a África en este momento crítico.

Te puede interesar
Guinea Ecuatorial refuerza las medidas cautelares frente al brote de la pandemia del COVID-19

Por lo tanto, saludamos la audaz respuesta del y su compromiso de ayudar a nuestros países mediante la creación de un de Respuesta COVID-19 de 10 mil millones de dólares para ayudar a amortiguar los impactos económicos y sociales de la pandemia en los países miembros regionales.

Ciertamente, estamos satisfechos con el desempeño del Banco y el liderazgo visionario de su Presidente, el Dr. .

Quisiera encomiar el trabajo creíble y exhaustivo del Comité de Ética constituido por la Junta del Banco, presidido por el Honorable Takuji Yano. El informe del Comité que hace referencia a dieciséis acusaciones de los denunciantes contra el Dr. Adesina y otros ejecutivos del Banco, declaró inequívocamente que «estas acusaciones no son válidas y deben ser rechazadas».

Con respecto al rechazo de los denunciantes de las conclusiones del Comité de Ética, expresamos nuestra profunda preocupación acerca de cómo esto no solo mina y afecta la credibilidad del Dr. Adesina, sino que también contribuye a la erosión de la credibilidad del banco, especialmente la fortaleza de su instituciones internas.

Creemos que esto es justo lo contrario de lo que la humanidad necesita en este momento cuando enfrentamos una crisis sin precedentes. Por lo tanto, nos hacemos eco de la llamada del Presidente de la Junta de Gobernadores, Honorable Niale Kaba, para «restaurar la paz y la serenidad dentro del Banco».

Te puede interesar
Guinea Ecuatorial cambia de enfoque e invierte en refinación y distribución de petróleo

En conclusión, y como testimonio de mi apoyo al Dr. Adesina y a todos los ejecutivos del Banco que se han visto afectados personal y adversamente por esta situación y acusaciones infundadas, me vienen a la mente algunos versos escritos por John Donne (y popularizados por Hemingway).

“Ningún hombre es una isla, en sí misma; cada hombre es una parte del continente, una parte de lo principal. Si el mar arrastra un terrón, Europa es menos, así como si fuera un promontorio, así como si fuera una mansión de tu amigo o de la tuya: la muerte de cualquier hombre me disminuye, porque estoy involucrado en la humanidad y, por lo tanto, nunca envíes a saber por quién doblan las campanas; te doblan por ti.

Hoy en el Banco Africano de Desarrollo, las campanas suenan no para el Dr. Adesina sino para África … para la humanidad.

Publicar un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.